Entrevista Juanvi Planelles

Estrenamos año con una gran entrevista a todo un referente del basket en nuestra ciudad. Un regalo para todos los amantes del baloncesto en Burriana.

Quién es Juanvi Planelles.

Soy una persona que ha intentado darlo todo por el baloncesto, en reciprocidad con todo lo que el baloncesto me ha dado a mí.

¿Cómo empezaste en el baloncesto?  

Fue un flechazo. Yo jugaba a fútbol y ese año me fichó el Nules para el primer equipo. Tenía 16 años  y la casualidad hizo que una noche, en la calle se jugara un partido de baloncesto entre un equipo de Burriana compuesto de jugadores que estudiaban en Valencia y otro equipo de Valencia que jugaba en una liga bastante alta: “El Dimar”. De todos, tan solo recuerdo a Ximo Saera, el verdadero padre del baloncesto en Burriana. Al día siguiente decidí dejar el fútbol y dedicar mi vida deportiva a nuestro Basket. Entrenaba todos los días 3 o 4 horas, más un partido.

¿Cuál es tu mejor recuerdo en el CB Burriana?

No me atrevo a elegir uno como el mejor, porque han sido muchísimos. Yo destacaría la amistad, la camaradería entre toda la familia del C.B. Burriana que perdura aún hoy en día. Me llena de satisfacción que me paren en cualquier lugar para saludarme gente que he tenido de alumnos/as hace mas de 40 años. Y no digo compañeros de equipo. Ese es el mejor recuerdo que guardo del C.B. Burriana

¿Y el peor?

No hay peor. Lo peor se diluye al recordar los mejores momentos. Pero, si acaso, puedo decir que el peor disgusto me lo llevé la vez que perdimos la final del campeonato autonómico infantil masculino. Gilet y yo entrenábamos al equipo. Nos costó mucho asimilarlo porque tuvimos que tirar de psicología para detener el disgusto de los chicos. Hoy en día aún lo comentamos.

¿Podrías destacar un entrenador que te marcara y qué aprendiste de él?

El primer entrenador que tuve fue Ximo Saera. Un adelantado en su tiempo, tanto en técnica individual como en táctica, pero no fue hasta diez años después, viendo un entrenamiento del equipo infantil de Salesianos, entrenado por José V. Gil “Gilet” que se me encendió la luz. Fue Gilet el que me animó a formar parte del cuerpo técnico de lo que era el C.B. Burriana. Vi en Gilet el continuador de Ximo Saera y decidí quedarme con el método Gilet para siempre. Fue el Pablo Laso de hoy en día. Ese método, esa base, aún perdura en la idiosincrasia del C.B. Burriana, modernizada, claro está, y utilizada por otros entrenadores como Evaristo, Molinos, Vicente Borja, Jorge Blasco, José L. María etc.

Posteriormente tuve la suerte de asimilar otras formas de entrenamientos. Consuelo Escrivá, que venía de la escuela catalana, utilizaba otro método basado en el entrenamiento físico y la rapidez de ejecución. Estoy orgulloso de todos los que han sido mis compañeros, he aprendido de todos.

¿Cómo ves el futuro del baloncesto en Burriana?

El futuro está asegurado. El Club goza hoy en día de buenos dirigentes y excelentes entrenadores. Trabajar la base tiene que ser el principal motivo de existencia del Club.

¿Qué cambiarías de tu vida en el mundo del baloncesto si pudieras volver a empezar?

No creo que cambiara casi nada. Lo que sí que dotaría es de más elementos técnicos a los futuros entrenadores/as. Hoy en día, con internet se puede utilizar el “scouting” en cualquier categoría. Eso y la perseverancia hace entrenadores/as buenos.

Por último, ¿qué mensaje te gustaría transmitir a los niños y niñas que se inician en nuestro deporte?

Les diría que sean fieles al baloncesto. Que entrenen con tenacidad. Los grandes jugadores se han hecho a sí mismos porque entrenaban con dureza: Rubio, los Gasol, Navarro, Llull, Doncic etc. Un chico/a que entrena con lentitud, juega con lentitud. 

Muchas gracias por tus palabras sinceras, por tu sensibilidad y sabios consejos. Y como no, por todo lo que has aportado a este noble deporte en Burriana.

Equipo de comunicación del CB Burriana