CB Segorbe – C.B. BURRIANA Infantil A M 19

El “mal de altura” también conocido como mal agudo de montaña (MAM)  es la falta de oxígeno en el cuerpo humano debido principalmente a la velocidad de ascenso potenciado a medida que alcanzamos más altura. Hoy sábado lo hemos sufrido con todas las consecuencias en la comarca del Alto Palancia, otra vez alto, concretamente en la histórica localidad de Segorbe.

Y es que hoy la temática no tiene nada que ver con lo fructífero de nuestra Plana, de esos maravillosos mantos arcillosos formados con la paciencia que solo el tiempo es capaz de esculpir. Ni con el glacis relicto que forma nuestro entorno y ampara las raíces de las más sabrosas verduras. Mira que no quería sacar el tema culinario, pero al final, como es altamente necesario para el desarrollo de nuestros deportistas, he sucumbido una vez más.

Y va de altos. Altos como torres del Homenaje en cualquier sitio fuerte que la historia es incapaz de borrar. Esa es la clave de un partido ganado en 6 cuartos y perdido en 2. Un calco del primer cruce que no nos ha pillado por sorpresa. Y en defensa de los nuestros diré que han luchado hasta que se les han terminado las fuerzas y las ideas…tantas veces instruidas por nuestro Oscar particular, que es un entrenador de cine. Los nuestros, de blanco azahar, no han sabido, quizá confiados por la ventaja en el marcador, mantener las posiciones, aprovechar la precaria defensa de los segorbinos, momento en el cual han decidido recurrir al tiro balístico, de cinco de seis y de siete metros si era preciso, además en un día que el tablero se empeña en hacerte la peineta una y otra vez.

Poco más que contar de un partido cuya clave ha sido la superioridad centimétrica. Al margen de esto, nuestros infantiles no han bajado la cara ni para atarse las zapatillas, lo cual les honra y les hace grandes, amén de asegurar una larga trayectoria en este noble deporte. Aprovecho para dar la bienvenida a nuestro Manu ex jugador alevín de la cantera del CBB, muy buen estreno, felicidades.

El último “trenquem” ha sonado bajito, pero nos ha llenado los corazones.

@Mon

Síguenos y comparte: