SD El Pilar Junior Masc. A – CB Burriana Junior Masc. A

Después de haber hecho los deberes en los últimos 4 partidos, todos acabados en victorias, tocaba visitar la difícil pista del segundo clasificado, con solo 2 derrotas, El Pilar A y con solo 7 jugadores. Aunque ya no se jugaban nada, no podían salir muy relajados, pues estos equipos con tanta calidad te pueden pasar por encima y acabar con marcadores escandalosos. Finalmente, a pesar de la derrota y el resultado, los jugadores de Santi Llorens dieron la cara en todo momento.

El inicio del partido dejó a las claras que los valencianos querían dejar el partido sentenciado a las primeras de cambio. Y a punto estuvieron de hacerlo, pues, con una defensa muy dura y un gran acierto en el tiro, pronto colocaron el marcador en un claro 11-0 a mitad del cuarto. Los nuestros intentaban penetrar la férrea defensa de los locales pero era muy complicado y, además, no estábamos muy acertados en el tiro exterior. Parecía que en el primer cuarto todo quedaría decidido pero, en un arreón muy típico nuestro, infringieron un parcial de 0-9 para apretar el marcador. Ante las miradas de incredulidad de los rivales, nuestros júniors siguieron haciendo un buen básquet, cerrando el cuarto en un justo 16-13.

Los primeros minutos del segundo cuarto siguieron la misma tónica, con una fuerte defensa por nuestra parte y ataques bien trabajados que no dejaron que los locales se fueran en el marcador. Pero el poco número de jugadores de nuestro equipo empezó a hacer mella y las personales empezaron a ser un hándicap, pues uno de nuestros pívots ya llevaba 3 personales a mitad del cuarto. Los rivales empezaron a correr en rápidos contraataques y a imponer su técnica, y a falta de 3:20 ya abrían una pequeña brecha en el electrónico, 32-20. Además empezaban a mostrar gran acierto desde la línea de 3 puntos y con varios de ellos reventaron el choque. Aun así, una pequeña reacción en los últimos minutos de los nuestros maquilló el marcador dejándolo en un meritorio 40-24.

La segunda mitad fue otra historia. Nuestro jugadores empezaban a notar el cansancio por falta de rotaciones y los valencianos pusieron el rodillo. Aunque lo intentaron en todo momento, las jugadas ya no salían y el tiro exterior volvía a ser una rémora. Con un contundente 66-34 se cerraba el cuarto y con el 86-42 se acabó un partido que solo tuvo historia en la primera mitad.

El siguiente encuentro, en casa, volverá a ser un hueso, pues nos visitará el líder, Maristas Valencia A, con solo una derrota. Aunque será un choque muy complicado, el resultado no debería empañar la buena temporada realizada, especialmente en este tramo final de liga.

Síguenos y comparte: